Bodegas Martínez Bujanda: La exaltación de la viña española

Uno de los productos que podremos encontrar en la segunda caja de “Delicias de Aquí” es el vino tinto de Bodegas Martínez-Bujanda, Finca Valpiedra (Reserva 2014). Se trata de un vino elegante, de color intenso y complejo, con aromas a frutas negras y ligeras notas balsámicas tras su crianza en barricas nuevas de roble francés. Un vino que expresa la personalidad y las condiciones extraordinarias de esta finca, con notas muy elegantes, complejas y sugestivas. Un producto gourmet que, sin duda, exalta la “marca España”.

LA VIÑA ESPAÑOLA

La historia de la viña está muy relacionada a la gastronomía española. Nuestro país cuenta con más de un millón de hectáreas de viñedos, lo que lo convierte en el territorio con la mayor extensión cultivada de viñas del mundo. Además, posee una histórica cultura de producción, la cual avala de forma destacada los vinos de sus distintas regiones y denominaciones.

Así las cosas, España representa un icono en la cultura del vino. Su tradición y desarrollo en el tema ha permitido servir como modelo a otros países productores. La extensión de viñas plantadas es la más grande registrada en un país, con una producción que se coloca en la tercera posición mundial (tras Italia y Francia).

Haciendo un breve repaso por la historia, la presencia de fenicios y cartagineses provocó una evolución en las técnicas del cultivo de viñedo, antes de que el Imperio Romano constatara la importancia de la zona hispana como plaza de exportación de vino para nutrir al imperio.

Tras ellos, la dominación musulmana (contrarios al consumo de alcohol) supuso un retraso en la expansión del vino, aunque no conllevó su desaparición, ya que la lejanía de estos facilitará una relajación en las costumbres árabes, ya que no presentaban una mentalidad contraria al cultivo del vid y permitieron la mejora y el crecimiento del viñedo español.

A medida que iban pasando los siglos, comenzó a destacar la evolución de ciertas zonas vitivinícolas, como las de Jerez y La Rioja. Mientras tanto, la llegada de la guerra civil española trajo de su mano una época negra para el viñedo español, que no comenzó a recuperarse hasta ya pasada la mitad del siglo XX.

En los años 70, el viñedo español comenzó a posicionarse tímidamente en el panorama mundial y, ya en los años 80, tuvo lugar la denominada “revolución silenciosa del viñedo español”, propiciada por una segunda generación de bodegueros que aprovecharon la moderna tecnología existente para impulsar los resultados de explotación y de calidad final.

Y es así como llegamos a la actualidad, momento en el que el viñedo español proyecta una imagen de cantidad y calidad, lo que le coloca en una posición idónea de competitividad en el panorama mundial.

LA FINCA VALPIEDRA

La Finca Valpiedra es el principal exponente del espíritu emprendedor de la Familia Martínez Bujanda, que en 1994 iniciaron la construcción de una bodega en un viñedo privilegiado propiedad de la familia.

Inaugurada en 1999, es la única bodega de Rioja perteneciente a la Asociación Grandes Pagos de España, una exclusiva y reducida agrupación de bodegas distribuidas por toda la geografía nacional que, con viñedos singulares y con personalidad propia, reivindican los auténticos terruños del país.

Finca Valpiedra sigue el clásico estilo bordelés, con un único viñedo (single vineyard) y tres vinos elaborados exclusivamente con las uvas del pago: Finca Valpiedra, la principal referencia, Cantos de ValpiedraPetra de Valpiedra, un vino 100% Garnacha que rinde homenaje a la antigua Rioja. Todos ellos identificados con el suelo pedregoso que caracteriza la finca y que condiciona, junto con el microclima propio, el perfil de los vinos de estas bodegas.

La bodega destaca no sólo por su extraordinaria belleza sino, sobre todo, por la excelencia de las uvas que aquí se cultivan. Esta combinación la convierte en un lugar privilegiado.

Así las cosas, la reserva del 2014 fue una cosecha que se caracterizó por una ausencia de lluvias en primavera y un verano suave, lo que provocó una maduración homogénea y total. Las lluvias de vendimia marcaron dos cosechas, antes y después.

El vino tinto Bodegas Martínez-Bujanda, Finca Valpiedra (Reserva 2014) es un vino de intensidad alta, de color cereza y ribete cardenalicio. Lágrima abundante, densa y teñida. En nariz posee alta intensidad, con gran complejidad y elegancia en la matriz aromática, destacando las notas minerales y de frutos rojos y negros, recuerdos de incienso. Todo ello unido a las finas notas de madera procedentes del roble francés, como la vainilla, el cedro, tabaco rubio y especias.

En cuanto al gusto, en su fase inicial, denota una excelente suavidad y volumen, desarrollando una finísima estructura tánica que lo hace sabroso y sápido. La frescura que le aporta el Graciano, lo hace más equilibrado con respecto al alcohol, mostrando un postgusto muy largo y un final agradable. Por vía retronasal nos vuelven a aparecer las notas especiadas, frutales y las procedentes de la madera.

En cuanto al maridaje, destacan los quesos de curación media, carnes rojas estofadas, cordero al horno y platos de caza mayor (corzo y rebeco), así como platos de montaña como el cocido montañés o las judías pintas con cerdo.

¿A qué esperas para probar uno de los más prestigiosos productos gourmet incluidos en la selección de noviembre de “Delicias de Aquí”? Suscríbete ya a nuestro club y disfrutarás de este fantástico vino junto a otros productos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *