Arroz trufado “Manjares de la Tierra”, una combinación sorprendente y exquisita

Unos de los productos más exquisitos que puedes encontrar en nuestra nueva selección es, sin duda, el arroz trufado “Manjares de la Tierra”, un plato que te sorprenderá por su espectacular sabor.

MÁS DE 15 AÑOS DE PASIÓN POR LA TRUFA NEGRA DE TERUEL

En Manjares de la Tierra saben hacer dos cosas muy bien: seleccionar la mejor trufa negra de Sarrión y transformarla en productos gourmet, respetando siempre su intenso y genuino sabor.

Esa pasión por el diamante negro fue la que unió a Mercedes, Lola y María Jesús, las fundadoras de Manjares de la Tierra. Tres mujeres que soñaron con acercar el sabor de la trufa al resto de hogares de España y del mundo.

Es Sarrión el lugar donde nace la auténtica trufa negra de Teruel. En Manjares de la Tierra solo trabajan con proveedores locales, generando puestos de trabajo para gente de la zona y destacando todo lo bueno que ofrece Sarrión. Trabajan las dos variedades autóctonas: Trufa negra o Tuber melanosporum y Tuber aestivum o trufa de verano.

Las trufas son un hongo subterráneo que crece cerca de las raíces de ciertos árboles a los que se denominan especies truferas, por ejemplo, el roble o la encina. La trufa no está en contacto con las raíces del árbol, se une ellas por un micelio que no percibimos. La relación entre árbol y trufa es una simbiosis, se asocian entre sí. Las trufas se encuentran debajo de la superficie a unos 20 cm. de profundidad, aproximadamente.

Es un producto tan arraigado a la tierra que para extraer la trufa se requiere del olfato del perro. Sin ellos, es imposible encontrar el hongo en su momento de maduración óptimo. Hay hasta treinta variedades comestibles de trufa, no todas ellas con valor culinario.

¿DESDE CUANDO SE COSUME LA TRUFA?

Si echamos la vista atrás en el tiempo, nos encontramos que las primeras referencias a la trufa datan de los sumerios, reflejando en tablillas de barro los hábitos alimenticios de sus enemigos, los amoritas, hace más de dos mil años antes de nuestra era. Son los egipcios quienes mantienen la trufa en su menú, como alimento dirigido a las clases pudientes y cocinándolas embadurnadas en grasa buscando la forma más provechosa de extraer las mejores cualidades de la trufa.

En la Grecia clásica consideraban que aparecía de la nada, que su generación era espontánea. De hecho, se llega a decir: “¡Cuantos más truenos hay, más crecen!”. Los romanos heredan la civilización griega y la trufa como parte de ella, aunque no era precisamente la trufa negra la que más llamaba la atención de los romanos, sino otras variedades del hongo. Durante años la trufa va siendo conocida, hasta que, en 1423, Don Enrique de Villena escribe las costumbres más sencillas para cocinarlas en su libro “Arte Cisoria”. En los siguientes siglos las trufas se incorporan en los recetarios y tratados botánicos españoles.

En 1815, en Francia, se descubrió de forma casual la posibilidad de que las trufas pudieran ser cultivadas. En aquellos tiempos, el país galo ya era un gran consumidor de trufa y la investigación se llevó a cabo por un puro interés científico. La producción era suficiente para el reducido número de comensales y restaurantes que se interesaban por su deleite, hasta que bien entrado el siglo XX la demanda aumentó y fue en ese momento cuando se planteó el cultivo de trufa como una opción. Tuvo que pasar prácticamente siglo y medio para que la truficultura lograra consolidarse después de aquel descubrimiento.

Mientras tanto, en España, en zonas del interior con terrenos calizos y climas de contrastes, veían como en sus bosques crecía este preciado hongo de forma silvestre, la naturaleza le daba el agua que necesitaba.

La demanda de trufa que venía desde nuestros países vecinos era cada vez mayor. Sarrión se asentó como la capital de la trufa negra, no sólo por su trufa silvestre sino por la apuesta de su gente a destinar la tierra a este tipo de agricultura. El cultivo de este preciado hongo ha impulsado el desarrollo de una región localizada en un paisaje idílico, donde crece un producto que, por su sabor, exclusividad, trabajo de elaboración… le hace recibir el nombre de oro negro.

La innovación en el sector y la apuesta por el mundo de la truficultura han hecho de Sarrión un referente mundial, nuestros expertos productores ayudan a que la trufa se desarrolle: se riega, se cuida, se observa el clima para darle a la trufa lo que necesita para crecer tal y como lo haría en un bosque, porque a la trufa no le gusta lo artificial, es un cultivo que requiere mucho tiempo y poca química.

ARROZ TRUFADO, MANJARES DE LA TIERRA

En el arroz con trufa negra se han cuidado todos y cada uno de los detalles para ofrecer un resultado final de alta calidad y máxima satisfacción. Sabor y aroma perfecto: El arroz que se ha seleccionado se cultiva en el mejor de los entornos ecológicos de España, concretamente en el parque natural de la Albufera, en la ciudad de Valencia.


El arroz trufado lleva la variedad de trufa llamada Tuber melanosporum, una de las trufas que más se valora en las cocinas de todo el mundo por su sabor y aroma; ambos intensos, pero en su justa medida. El arroz queda perfecto, con un aroma a trufa espectacular y listo para ser cocinado. Además, también contiene unas láminas de trufa deshidratada que ayudan a remarcar ese especial aroma y sabor a trufa.

El arroz es uno de los cereales más consumidos en el mundo junto a la caña de azúcar y el maíz. Lo podemos encontrar en numerosos platos, ya sea como guarnición o como ingrediente principal.

En España, una de las elaboraciones más populares y en la que el arroz juega un papel fundamental es la paella, principalmente en la Comunidad Valenciana. En Italia son los risottos, donde hay que añadir poco a poco el caldo para que el resultado sea cremoso y siempre se deben terminar con queso Parmesano y mantequilla. Pero hay muchos más, como los arroces Pilafs, una elaboración tradicional de la cocina persa con vegetales y diferentes especias. Además, existen elaboraciones saladas y dulces con este cereal, como el arroz con leche aromatizado con una rama de canela y corteza de limón o, en algunos casos, naranja.

¿A qué esperas para suscribirte a nuestro club (“Delicias de Aquí”) y así tener la oportunidad de disfrutar de este increíble arroz trufado, acompañado del resto de productos Gourmet de nuestra selección?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *