Ensalada de Suflí, una conserva típica del levante almeriense

Delicias de Aquí os acerca el levante almeriense de la mano de uno de los productos gourmet incluidos en su última caja. Se trata de la Ensalada de Suflí, una conserva casera típica de esta provincia andaluza.

Las conservas se idearon a principios del siglo XIX cuando las fuerzas de Napoleón tuvieron que enfrentarse a una gran escasez de alimentos. En 1800, Napoleón Bonaparte ofreció una recompensa de 12 000 francos a quien pudiera diseñar un práctico método para conservar alimentos y que éstos pudieran ser consumidos por el ejército movilizado; se dice que él mismo afirmó que “un ejército marcha al ritmo de su estómago”.

Tras años de experimentación, Nicolas Appert presentó su invento, que consistía en conservar alimentos sellados en tarros de cristal que se hervían posteriormente, y así ganó la recompensa en 1.810. Al año siguiente, Appert publicó L´Art de conserver les substances animales et végétales (El Arte de Conservar Sustancias Animales y Vegetales), que fue el primer libro de cocina de este tipo sobre métodos modernos de conservación de alimentos.

También en 1.810, el inglés Peter Durand aplicó los procesos de Appert utilizando distintos recipientes de cristal, cerámica, hojalata u otros metales y obtuvo la primera patente de realización de conservas del Rey Jorge III. Éste puede considerarse el origen de las conservas modernas.

LA HISTORIA

Industrias Alimenticias de Suflí, SL. nace en 1.985 en la comarca del Alto Almanzora (Almería), en el pueblo de Suflí. Esta empresa y sus fundadores (Antonio Serrano y Mª del Pilar Jiménez) deciden poner en valor y dar a conocer las conservas artesanales que durante tantos años las gentes del lugar habían elaborado para su consumo con las hortalizas que cultivaban a la vera del río Almanzora, regadas por sus aguas bajo el sol del verano.

Aunando esfuerzos, con unas instalaciones recién construidas y la imprescindible mano de obra de las mujeres y hombres de la comarca, se embarcaron en esta aventura de fabricar, comercializar y dar a conocer la “Ensalada de Suflí” de una forma organizada pero con el mismo precepto de elaboración que sus propios trabajadores llevaban en sus casas desde hacía varias generaciones.

TRADICIÓN ARTESANAL

El objetivo primero de esta empresa, así como su filosofía, siempre ha sido elaborar con hortalizas y frutas de la tierra de forma totalmente artesanal, siguiendo las maneras tradicionales de nuestros padres y abuelos. Las hortalizas siguen siendo de nuestra tierra, las máquinas utilizadas tienen corazón y los pimientos, tomates, cebollas, berenjenas, etc. son asados, cocidos y envasados a mano.

Así las cosas, utilizan el “Baño María” para conservar sus fabricados sin que los ingredientes pierdan calidad y sabor y, lo más importante, sin ningún tipo de aditivo, solo las ricas hortalizas. No hay ni conservantes, ni colorantes, ni acidulantes, nada. Esto les permite ofrecer un producto cien por cien natural, ya que es solo hortaliza o fruta, y artesano por su manera de elaborar.

Después de 30 años y el respaldo de su producto más emblemático, la “Ensalada de Suflí”, fabrican una amplia gama de conservas igualmente artesanales y naturales, así como algunas mermeladas caseras dignas de ser degustadas.

LA ENSALADA DE SUFLÍ

La ensalada de Suflí, desde hace 35 años, es una conserva casera típica de los pueblos del levante almeriense. Esta conserva se compone de dos de las hortalizas más usadas en la costa mediterránea como son el pimiento y el tomate. Con ellas, fabrican una estupenda ensalada clásica de la Comarca del Almanzora, la cual aliñan con aceite, sal, atún, cebolla, huevo duro, aceitunas negras, bacalao, etc. Además, tiene otra aplicación muy típica de donde recibe su denominación más popular, fritada, ya que se utiliza como sofrito para cocinar en el fuego con carne (pollo, conejo, costilla, magra, etc.), dando como resultado una sabrosa salsa de pimiento y tomate.

Sus componente, como hemos comentado, son el pimiento verde con casco grueso asado artesanalmente al carbón de encima totalmente a mano, consiguiendo así todo el olor y sabor de la lumbre. Después, es pelado a mano y repasado hasta quitarle la piel quemada, sin someterlo a lavados o procesos químicos.

A continuación, es cortado en trozos grandes y generosos. El tomate, igualmente de forma artesanal y a mano, es escaldado en agua caliente sin ningún proceso químico, pelado y troceado, siendo mareado (cocido) hasta que hierve. Para darle mayor calidad y consistencia a la conserva, le quitan el agua sobrante que contienen el tomate. Por último, mezclan pimiento y tomate con un unto escaso de sal.

El llenado, cerrado y posterior conservación se realiza según la costumbre tradicional de antaño, ya que utilizan el “baño María” como método de esterilización y vacío de todos sus productos. De esta forma, consiguen alargar su duración en el tiempo sin alterar las propiedades de las hortalizas.

¿A qué esperas para suscribirte a nuestro club (“Delicias de Aquí”) y así tener la oportunidad de disfrutar de esta increíble ensalada, acompañada del resto de productos Gourmet de nuestra selección?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *