Vermouth Reserva Acacia de Bodegas Martínez Lacuesta, tradición y artesanía

Todo comenzó en 1895. Bodegas Martínez Lacuesta nació en el año 1895 en Haro, con capital exclusivamente jarrero, fundada por Félix Martínez Lacuesta (Haro, 1873-1922). Bodeguero, abogado, político y publicista, fue el primer presidente de la Asociación Nacional de Viticultores e Industrias del Vino, así como del Sindicato de Vinos de La Rioja, y uno de los precursores del Consejo Regulador de la D.O. Rioja, representando a los bodegueros.

La bodega tradicional (1902-2009). Ventilla 71 es el nombre de uno de sus vinos. Se llama así en recuerdo de la calle que acogió la bodega tradicional durante 107 años. Sus interiores característicos con grandes travesaños de madera siguieron criando sus vinos hasta 2009, junto al jardín donde se ubicaba la estatua de Don Félix.

La aventura americana de Emiliano (1906-1910). Emiliano Martínez Lacuesta realizó una expedición comercial a América. Visitó Nueva York y atravesó la cordillera de Los Andes con una mula que cargaba las muestras. Le acompañaban un vendedor de vinos de Jerez y un representante de Órganos de Eibar. De en aquel viaje nacieron puntos de venta Martínez Lacuesta en México, Estados Unidos y hasta en una treintena de países.

En 1904 se inauguró la primera Sucursal de la Bodega en Madrid, ubicada en la céntrica calle del Carmen nº 18. Martínez Lacuesta fueron en varias ocasiones proveedores de la Casa Real. La sucursal ejerció de casa exportadora de vinos al mercado nacional y América.

El estilo y glamour de la imaginería Martínez Lacuesta constituye un patrimonio único y reconocible entre las bodegas centenarias de Rioja. Impresos y carteles, diseñados a lo largo de doce décadas de historia, testimonian esa tradición gráfica tan personal como inconfundible.

ELABORACIÓN

La Bodega cuenta con dos zonas de elaboración diferenciadas. La primera, equipada con 25 depósitos troncocónicos de inoxidable de 35.000 kgs., más otros 4 de 70.000, recibe las uvas en remolques de 3.000/5.000 kgs. Todos los depósitos cuentan con dispositivos automatizados de refrigeración, auto-remontado y auto-vaciado. Una vez encubado el depósito, se realizan maceraciones en frío de 3-4 días para extraer aromas y materia colorante. En algunos depósitos cuyos vinos lo requieren se hacen maceraciones posteriores a la fermentación alcohólica. El total de días hasta el descubre y posterior prensado pueden ser desde 18 días hasta 23-24 días. La capacidad total de elaboración en esta zona es de 1,4 millones de kgs.

La segunda zona de elaboración está equipada con 14 tinas de roble americano y francés (50%), más otras dos de acero inoxidable. Todas ellas tienen una capacidad de 10.000 kgs. Las uvas, cuya procedencia ha sido previamente decidida, llegan a la Bodega en remolques con 180 cajas de 16 kgs. La descarga de las uvas se efectúa en una cinta de selección para su limpieza y, tras un suave y cuidadoso despalillado, se van llenando las tinas con unos 8.500 kgs. El proceso de fermentación alcohólica es más artesano dado que la tecnología en esta zona sigue siendo la del buen hacer de nuestro bodeguero y nuestros empleados. Remontados y vaciado se hacen utilizando las técnicas de nuestros padres y abuelos para conseguir resultados magníficos en nuestros vinos especiales.

Tras la fermentación maloláctica de sus vinos tintos, bien en depósitos de inoxidable, en tinas de roble o directamente en barricas, comienza el proceso de envejecimiento. Su espectacular sala de crianza alberga unas 8.000 barricas de roble (90% americano y 10% francés). En ella, reposan siguiendo el patrón tradicional de apilado una a una, a cinco alturas y sujetas con cuatro cuñas. Esta disposición es necesaria para su trasiega.

En invierno comienzan los trasiegos, que limpian el primer vino. El proceso consiste en el cambio del contenido de vino de una barrica a otra. Esta labor se realiza por gravedad, sin utilizar ninguna bomba de succión. Con ello se consigue un filtrado natural, ya que los posos acumulados en la barrica quedan en ella, y una aireación natural, que permite que sus vinos “respiren”.

VERMOUTH RESERVA ACACIA

En el envejecimiento de este singular vermouth, se utilizan las barricas de acacia que sirven cada año para la elaboración de nuestro vino blanco fermentado en barrica. El hecho de estar menos tostadas en su interior, les permite una crianza más larga que se extiende hasta los 12 meses.

Con un delicado color ambarino, limpio y brillante, con inclinación hacia los amarillo de cadmio naranja. La madera es apenas perceptible. Cáscara de naranja amarga con chocolate negro (lenguas de gato). Aunque en boca predomina el dulzor, se aprecia azúcar tostado y ajenjo. Suave, meloso y equilibrado.

¿A qué esperas para probar este espectacular Vermouth incluido en la nueva selección de “Delicias de Aquí”? ¡Suscríbete ya a nuestro club!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *